Nunca mates una…

Ni la pobreza obliga a nadie a robar...