A la fuerza desmedida. . .

A quien amas...

Ante un acuerdo...

Cien amigos es poco...

Con el viento fuerte se reconoce...

Con las piedras que me arrojan...

Conquista al hombre enojado...

Cuando de cada ocho marineros...

Cuando el dinero habla…

Cuando el hombre se apiade de todas las criaturas vivientes...

Cuida tus pensamientos...

Dibujar pasteles para matar el hambre

Dios da las nueces...

El bien que hicimos…

El buen general sabe vencer...

El ladrón no roba...

El secreto de la serenidad...

El tiempo que pasa uno riendo...

El victorioso tiene muchos amigos...

Es mejor encender…

Gobierna tu casa y sabras cuanto cuesta...

Hay quienes pasan por el bosque y no...

Hay un tiempo para ir de pesca...

Jamás se desvía uno…

La casusa de la libertad se convierte en una burla...

La paciencia en un momento de enojo...

La paciencia es un árbol...

La sonrisa cuesta menos . . .

Las grandes obras las sueñan...

Lo que se pierde a la salida del sol...

Los errores no se niegan...

Los hombres por pensar ansiosamente en el futuro...

Nada se va...

Ni la pobreza obliga a nadie a robar...

No pretendas apagar con fuego...

No provoques una acción...

No puedes imperdir…

No se puede conceder confianza...

No te fijes en lo que…

No vemos las cosas como son...

Nunca mates una…

Piedra que rueda...

Por muy lejos que el espíritu...

Quien lucha puede perder...

Quien se acerca al bermellón...

Quien siembra vientos...

Saber que se sabe lo que se sabe...

Se conoce la cara de una persona...

Si alguien pierde...

Si ya sabes lo que tienes

Solo exiten dos días en el año...

Sólo se pueden juntar las manos...

Trabaja en impedir delitos...

Un amigo corresponde a un regalo...

Un libro abierto es un cerebro que habla...

Una hoja ante los ojos...

Vive cada día…

Yo no procuro conocer las preguntas...

Vivir en la Tierra es caro...